jueves, 28 de mayo de 2015

EL PÁJARO EN LA JAULA. LA BURGUESÍA EN LA REPÚBLICA POPULAR DE CHINA de Jose Antonio Egido

Libro editado por Cierzo Rojo y distribuido por Templando el acero
El pájaro en la jaula
Jose Antonio Egido
310 páginas
15 euros

Introducción del libro:

China y su sistema socio-político desconciertan a todos, a la derecha económica de los países capitalistas que se queja de su exceso de comunismo, del rol dirigente del Partido Comunista, de las limitaciones que impone a las inversiones y de su control sobre el capital y a la izquierda occidental siempre dispuesta a equivocarse. Una parte de dicha izquierda jugó un papel negativo en el acoso y destrucción de la Unión Soviética, aplaudió la destrucción de Yugoslavia y ha dado por buena la agresión imperialista contra Libia por lo que su credibilidad es igual a cero.

Cuando algún investigador llega rápidamente a conclusiones redondas, perfectas e inapelables en torno a China es mejor dudar seriamente de su capacidad de análisis. Es seguro que se equivoca. En cambio cuando alguien empieza por reconocer las gigantescas dificultades de emitir un diagnóstico irrefutable e incluso desconfía de la capacidad de las palabras y del bagaje teórico del que disponemos para poder interpretar estos fenómenos sociales de magnitud china, es bueno empezar a tomar en serio su investigación.

Dicho esto, intentamos acercarnos con modestia y con propósito científico a este objeto de estudio sabiendo que a su alrededor es mucha la propaganda y poca la ciencia y el rigor. Al gran capital se le hace muy duro reconocer que el país más poblado del Planeta está conquistando metas históricas bajo la dirección de un partido político que afirma sin vacilar guiarse por el Marxismo-Leninismo. No les entra en la cabeza que una ideología que han dado por muerta esté guiando a China y, por tanto, a una gran parte de la Humanidad.

Hay que reconocer que el Socialismo chino es innovador y se aplica creativamente a la realidad más específica, duradera en el tiempo y original de la sociedad universal. Imaginemos que el Egipto de las dinastías faraónicas, la antigua Babilonia de Hammurabi, la Roma de Julio César o el Imperio Inca, en lugar de desaparecer de la faz de la tierra y de convertirse sus obras en un montón de ruinas, se mantuviesen hasta la fecha con la lógica sustitución de cúpulas dirigentes y evolución general. Tendríamos enfrente nuestro no sólo a una realidad social de nuestro tiempo sino a una realidad de “doble piel”, como decía agudamente el escritor italiano Alberto Moravia, de profundas raíces históricas. Una cultura en la que la historia y la lucha contra la historia (es decir, contra sus consecuencias) tiene un peso destacado.

Para analizar las clases sociales en China empleamos una sólida base teórica, un periodo de observación participante, determinados análisis concretos sobre China y una serie de estudios que hemos realizado previamente sobre otros países socialistas para adentrarnos en la investigación de las nuevas capas sociales que han emergido en los más de 25 años de reforma económica y apertura al Mundo de China Popular. Y de todas ellas nos interesa estudiar la capa denominada “burguesía”, formada por los empresarios privados de distintas dimensiones, los grandes ejecutivos de empresas privadas, los accionistas privados y los gestores de empresas con capital extranjero. Iniciamos la investigacion con un estudio histórico, nos detenemos en las condiciones de especial atraso del país y analizamos las diversas políticas aplicadas por los dirigentes comunistas en su relación con la burguesía a partir de los años 20 del siglo XX hasta la fecha. Ilustramos nuestras hipótesis con numerosos estudios de casos individuales micro sociológicos ya que la enormidad del país hace inviable un único estudio macro sociológico. Empleamos la sociología comparada al estudiar con
todo el detalle del que hemos sido capaces a la verdadera burguesía china como clase para si, la que hoy está ubicada fuera del territorio directamente gobernado por el Partido Comunista chino, y la comparamos con el germen de nueva burguesía en construcción que nos interesa analizar.

En el estudio que realizamos sobre las aspiraciones políticas de la nueva burguesía y las disputas en el seno del Partido Comunista entre los partidarios del camino socialista con características chinas y los partidarios del modelo capitalista empleamos las herramientas clásicas de la sociología política sobre la base de abundantes fuentes secundarias, es decir fuentes producidas por otras investigaciones pero que nosotros analizamos y reinterpretamos.

No estudiamos únicamente la base económica de la burguesía emergente sino también la construcción por su parte de una cultura, espiritualidad e ideología acorde a sus intereses de clase.

Una palabra sobre las fuentes: Necesitamos contar con la mayor cantidad de fuentes disponibles, chinas y occidentales, burguesas y progresistas, gubernamentales y universitarias, periodísticas y militantes. Pero no podemos echarnos ciegamente en brazos de las fuentes ignorando los intereses que se ocultan tras de ellas. No podemos contar como moneda contante y sonante fuentes que ofrecen una visión absolutamente sesgada e interesada de la realidad china. La capacidad del analista consiste en deslindar la verdad de la falsedad y en entender donde se ubica la propaganda y donde el dato objetivo. Hubo un momento en que el gobierno chino falsificaba las encuestas, hacia los años 50, cuando pretendía ocultar el fiasco económico maoísta llamado “Gran Salto adelante”. Pero eso ya pasó. Hoy el gobierno chino ofrece datos variados, abundantes y seguros e incluso valoraciones autocríticas y sinceras respecto a las nuevas realidades del país.

Hacer una foto fija del momento presente cuando todo cambia rápidamente en China no es suficiente. Sólo un estudio longitudinal en un periodo histórico relativamente largo (en China todo tiende a perdurar mucho en el tiempo, no como en Occidente donde todo se convierte velozmente en obsoleto) permite extraer algunas conclusiones que se aproximen a la verdad.
Índice:

1.- Introducción.
2.- Historia de la burguesía china.
3.- Debilidad política, consecuencia de la debilida,d económica.
4.- La burguesía nacional en la primera fase de la República Popular.
5.- Ver burgueses donde no los hay.
6.- Impulso al sector privado. La burguesía renace.
7.- El Partido reclama la ayuda de la vieja burguesía nacional.
8.- Quien es y cómo es esta nueva burguesía.
9.- El inmenso mundo de los getihu.
10.- ¿Los ex guardias rojos constituyen un grupo social?
11.- La vinculación al Estado, una clasificación empresarial.
12.- Los empresarios en el campo.
13.- La parte superior de esta burguesía.
14.- Nace un embrión de una nueva burguesía compradore.
15.- La cotidiana labor corruptora de la burguesía.
16.- La función positiva de los nuevos empresarios chinos.
17.- Quieren construir un nuevo Kuomintang.
18.- ¿Existe o no una burguesía como clase para sí en China Popular?
19.- ¿Donde está ahora la burguesía china como clase para sí?
20.- Consumir y mejorar no es convertirse en capitalistas
21.- El igualitarismo a ultranza es confuciano.
22.- ¿Existe una burguesía de Estado?
23.- Luchas en el seno del Partido Comunista contra los neoliberales.
24.- Impedir que surja una cultura de la burguesía china.
25.- Defender la moral socialista.
26.- ¿Quién ejerce la dictadura contra quién?
27.- China aplasta el nacimiento de un capitalismo mafioso.
28.- La cuestión de los intelectuales.
29.- La hostilidad del Pueblo a los arrogantes nuevos ricos.
30.- Diagnósticos equivocados sobre el capitalismo chino.
31.- Conclusiones.

Bibliografía
Anexos.