viernes, 25 de enero de 2019

Adelante Venezuela

En estos momentos de asedio terrible al pueblo venezolano esta editorial quiere enviar un profundo abrazo fraterno al Estado Venezolano justo cuando toda la izquierda progresista se coloca en un centro equidistante y cómodo nosotros no olvidamos que en plena gira de presentación de Templando el acero y José Antonio Egido cuando eramos ignorados y estigmatizados por nuestra postura solidaria con Siria baazista, la embajada Venezolana nos abrió sus puertas y nos trato con mimo, incluso el excelentísimo embajador Mario Isea participo y organizó una presentación del libro.
Gracias Venezuela!!!
Hoy toca con Venezuela contra "la contra"

miércoles, 23 de enero de 2019

Stalin Insólito de Ricardo E. Rodriguez Sifres

Los últimos ochos de su vida Ricardo E.Rodriguez Sifres los paso en Barcelona estudiando, leyendo y buscando información sobre Jose Stalin, un tema doloroso e incluso tabu en una izquierda latinoamericana donde las polemicas "sovieticas" se veian con cierto desinteres por las urgencias eternas de los cotidianos, así pasaba en Nicaragua o El Salvador donde Ricardo colocaba su granito de arena en al lucha de los pueblos contra el Imperialismo y siempre se dejaba de lado el tema Stalin por lo aspero del tema  y sus dolorosas consecuencias organizativas en America Latina.
Ya libre de todas estas ataduras Ricardo con espiritu construcctivo y abierto se dispuso a "abrir el melon" y fruto de ello son estos dos tomos de "Stalin Insólito" que tanto placer le dio escribirlo y presentarlo en esa Feria Marxista de Barcelona donde los "amigos" de Ada Colau y cia vetaron su libro y donde las fuerzas malignas del liberalismo clamaron en La Vanguardia contra una editorial pequeñita y un libro muy muy grande.
En estos tiempos de inmediatez y estrechez de miras a veces toca pararse un rato y leer, esta es una de esas ocasiones.

Sin duda, puede afirmarse con certeza que Stalin, sobrepasó con creces el número, el sentido y la virulencia de las diatribas arrojadas contra Marx y Lenin, tanto en vida, como después de muerto. Stalin no ha tenido reposo en este aspecto y este hecho, es de por sí, sorprendente. Y aunque han pasado decenas de años desde que Stalin murió aquel día 5 de marzo de 1953, sus enemigos y adversarios en el proyecto emprendido, aún continúan lanzando ataques a su figura y a sus logros, a la cabeza efectiva del gobierno de la ex Unión Soviética que ocupó desde prácticamente, la muerte de Lenin, hasta el año 1953.
 Una cuestión es inequívoca: es muy difícil, sino imposible, ocultar los logros de su debatido y muchas veces objetado gobierno en beneficio de las naciones de la ex URSS. Prácticamente, todo lo que posee hoy Rusia, y su destacada posición en el mundo se debe acreditar, sin lugar a dudas, al colosal esfuerzo de los pueblos soviéticos y al gobierno de Stalin.


ÍNDICE tomo 1

INTRODUCCION
11
I.-
Stalin, su entorno y poco más allá
73
II.-
“Kamo”, el prodigioso delfín del bisoño Koba-Stalin
129
III.-
El “nebuloso” caso del  traidor  Leonid  Nikitich  Kruschev
169
IV.-
General Joseph R.  Apanasenko, el ignorado centurión secreto de Stalin
193
V.-
La enigmática misión  del  Conde Bernardotte
253
VI.-
Nikolai I. Bujarin. ¡ATRAPADO!
267
VII.-
El  mariscal  Tujachevsky  y las  “Flores  Carnívoras” del Ejército Rojo
337
ÍNDICE tomo 2
VIII.-
Stalin y Nikita S. Kruschev, el timador incorregible
11
IX.-
Nikolai Baibakov,  el ingeniero “todo terreno”  de Stalin
73
X.-
Stalin, Comandante en Jefe Supremo del Ejército Rojo
79
XI.-
Los Gulag: las fábulas del locuaz A. Solzhenitsyn
125
XII.-
Stalin y su truncada  lucha por las reformas democráticas
165
XIII.-
Las “cuatro  guerras” y la contra revolución permanente
221
XIV.-
La demolición de la “Quinta Columna” y los juicios de Moscú
277
XV.-
Stalin, la Iglesia Ortodoxa  y el  Patriarca  Serguei
345
XVI.-
Algunas conclusiones ineludibles
361
XVII.-
“Oda a Stalin” del poeta Pablo Neruda
379
BIBLIOGRAFIA

387

martes, 15 de enero de 2019

Ha fallecido Ricardo

La familia de Templando el acero lamenta informar el deceso de nuestro autor y amigo Ricardo Rodriguez Sifres en su pais natal Chile.

viernes, 11 de enero de 2019

Jorge Dimitrov, una figura de leyenda. Gustavo Espinoza M.

Gustavo Espinoza M.

Un 10 de julio de 1949, la Plaza “9 de septiembre”, situada en el corazón de Sofía, la capital de Bulgaria, rebosada de gente. Decenas de miles de personas habían acudido allí para rendir homenaje a un hombre de leyenda: Jorge Dimitrov , quien falleciera en el Sanatorio de Borovija en Moscú, ocho días antes, un 2 de julio de ese año, cuando acababa de cumplir 67 años. 
Jorge Dimitrov fue una de las más destacadas figuras del movimiento obrero y revolucionario del siglo XX. Nacido en la aldea de Korvachevtzi, comarca de Radomir el 18 de junio de 1882, bien puede ser considerado una de las más calificadas figuras de la historia.
Podría decirse mucho del Titán de los Balcanes, como se le conoció también, pero basta recordar algunos episodios de su vida para tener una idea de la proyección de su ejemplo, que puede servir a las nuevas generaciones. 
Quizá si el episodio inicial de su convulsa trayectoria estuvo vinculado a la primera insurrección antifascista de la historia, ocurrida en septiembre de 1923, y que fuera liderada por él, y por Vasily Kolarov su compañero de lucha. 
Esta acción heroica estuvo precedida por diversos acontecimientos. La Insurrección de Vladaya, en 1918, signado por el alzamiento de un contingente de soldados que buscó abrir camino a la justicia, y a la modernización del país promoviendo una transformación revolucionaria como la ocurrida en la Rusia de los Zares pocos meses antes. Como consecuencia de esa acción pudo instalarse por algún tiempo el Gobierno de la Unión Agraria Búlgara, encabezada por Alexander Stamboliinski y Raiko Daskalov. 
Eran los años de la post guerra europea, cuando la crisis golpeaba muy fuerte a todos los países, y la clase dominante, desesperada ante el avance de los pueblos y asustada por la Ola Revolucionaria derivada del Octubre Rojo, preparaba el ascenso de fascismo. 
La expresión del terror se vivió en el pequeño país balcánico sobre todo a partir del 9 de junio de 1923, cuando los militares más reaccionarios, bajo el mando de Alexander Tzankov, decidieron instaurar el salvajismo convertido en política de Estado. 
Contra ese terror desenfrenado fue que se alentó la insurrección popular de septiembre de 1923, y en la cual el pueblo combatió heroicamente. Aunque la lucha no fue coronada por el éxito, dejó invalorables lecciones tanto a los comunistas como a todos las fuerzas avanzadas de la sociedad. Sirvió, sobre todo, para confirmar la idea que sólo la unidad más amplia podría ser herramienta de victoria en el combate contra el fascismo. 
Aun se recuerda que en aquellos años el proceso social fue férreamente controlado por el régimen. En todo el país, el terror blanco se instauró con el mayor furor. Miles de personas fueron asesinadas y colgadas de los postes en las ciudades y de los árboles en las zonas agrarias, con la idea de exterminar a los insurrectos y escarmentar al pueblo. 
Dimitrov luchó en la circunstancia palmo a palmo en suelo búlgaro, pero se vio forzado a abandonar el país a la cabeza de un contingente de casi mil combatientes; no sin antes escribir su célebre Carta Abierta a los Obreros y Campesinos de Bulgaria, en a que dijo: “La venganza contra-revolucionaria ante la fuerza del proletariado en derrota será cruel, bárbara, bestial, superará por todos sus horrores las crueldades del terror blanco en todos los demás países, pero por eso precisamente abrirá un abismo sangriento más profundo aún, entre la clase opresora y explotadora, por una parte, y el pueblo trabajador por otra parte. Y nunca jamás habrá paz entre ellos y nosotros”.   concluyó con una frase rotunda . ¡Fuera todo desaliento. Arriba la cabeza, gloriosos luchadores!
José Carlos Mariátegui, en su momento, se ocupó de esta tumultuosa parte de la historia búlgara. En la revista “Variedades, correspondiente a enero de 1924, escribió: “Stamboliinski era el líder de la Unión Agraria, partido en el cual se confundían terratenientes y campesinos pobres”, Luego de admitir que bajo su gestión se “había perseguido y hostilizado a los comunistas” “ había enemistado con su gobierno a los trabajadores urbanos sin desarmar a la burguesía que pugnaba por derribarlo”, el Amauta denunció y combatió firmemente el terror fascista desatado en ese país a partir de junio de 1923 
Diez años más tarde, Dimitrov fue protagonista de una nueva hazaña. Responsable del Buró de la Internacional Comunista para Europa Occidental, y radicado en Berlín, donde vivía clandestinamente, fue capturado el 9 de marzo de 1933 por la Gestapo en el restaurant “Bayernhof” y sometido luego a un juicio que hizo historia. 
“El Proceso de Leipzig”, se llamó al procedimiento judicial incoado contra él, el dirigente comunista alemán Ernest Torgler, y los búlgaros Bladoi Popov y Vasily Tanev, además del holandés Van der Lubbe, un sicópata usado como elemento provocador por el régimen Nazi, y acusados todos de incendiar el Parlamento Alemán -el Reichstag-, hecho ocurrido el 27 de febrero de ese año. El episodio principal de ese juicio tuvo lugar el 4 de noviembre de 1933, cuando el gobierno de Hitler, empeñado en demostrar la culpabilidad de los comunistas, presentó como “principal testigo” al Ministro del Interior del régimen, el siniestro Herman Goering. La comparecencia del funcionario acabó con una estrepitosa derrota de los acusadores. Cuatro días después, el Jefe de Propaganda, Joseph Goebbels sufrió otro apabullante contraste. 
Dimitrov y sus compañeros fueron exculpados en diciembre de ese año, y poco después -en febrero del 34- el búlgaro viajo a Moscú donde desempeñó otras altas funciones. Fueron esos los años duros de la Rusia Soviética en los que la industrialización forzada y la colectivización forzosa de la tierra pusieron en tensión todas las fuerzas en la etapa previa a la II Gran Guerra. 
Para el Movimiento Comunista Internacional y para el Partido Soviético, lo fundamental era sumar fuerzas para resistir la amenaza fascista. Eso implicó un cambio en la estrategia global y la revisión de concepciones básicas aprobadas en el VI Congreso de la IC celebrado en 1928. Se preparó, de ese espíritu, el VII Congreso, que tuviera lugar en la capital soviética entre julio y agosto de 1935.
El informe central, en ese evento, estuvo a cargo de Jorge Dimitrov, quien desarrollo la tesis del Frente Único. Esta concepción, objetivamente, cambió la política mundial y abrió el camino para la derrota nazi. La unidad más amplia de todas las fuerzas antifascista, fue la viga maestra que permitió a la humanidad hacer frente a la barbarie parda. “La ofensiva del fascismo y las tareas de la Internacional Comunista en la lucha por la unidad de la clase obrera contra el fascismo”, fue el titulo de este documento que mantiene la mayor vigencia y que en cada país nutre las más autenticas concepciones revolucionarias de los pueblos. Es un trabajo excepcional que debe ser leído y estudiado por todos los luchadores sociales de todos los pueblos. 
Después de la II Gran Guerra, vino la victoria del socialismo. En varios países de Europa del Este triunfó la clase obrera. Y en Bulgaria la unidad de los comunistas, los socialistas y los agrarios, permitió construir un orden nuevo. En él, Jorge Dimitrov brilló con luz propia. Trabajó en tareas decisivas virtualmente hasta el día de su muerte, el 2 de julio de 1949.
Aunque hoy su legado ha sufrido un nuevo contraste, su llamamiento para alzar la cabeza mantiene vigencia plena tanto en su país como en el mundo. Por la concreción de sus ideales, aún luchan los pueblos. Y con esa bandera habrán de vencer.

La II Guerra Mundial

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL MITO Y REALIDAD.

Es un libro del autor Oleg A. Rzheshevski. Que trata sobre la Segunda Guerra Mundial, que constituyó un acontecimiento transcendental en la vida de millones de personas, incorporó a su orbita 61 estados, el 80 % de la población del planeta, tuvo una duración de 6 años, causó destrucciones colosales y se llevo consigo decenas de millones de vidas.

En este el autor realiza un análisis profundo de diferentes aspectos de La Segunda Guerra Mundial tratando temas como: las causas que la originaron, el actuar de las distintas potencias durante el desarrollo de la misma y de forma fundamental la manipulación de la prensa, los historiadores y gobiernos imperialistas en aras de tergiversar la historia y restar la importancia de la participación de la URSS en la victoria y resaltar la participación de los EUA e Inglaterra, como determinantes de la derrota del bloque fascista.

Organización del libro
Introducción
Capitulo primero. ¿Hubiera sido posible impedir la Segunda Guerra Mundial?
Capitulo segundo. Agresión y catástrofe
Capitulo tercero. Las fuentes de la victoria sobre el agresor Capitulo cuarto. La Segunda Guerra Mundial y el momento actual Conclusiones Notas Índice Onomástico

martes, 8 de enero de 2019

Ya disponible

Denuncian que el libro de Abimael Guzmán se vende en Chile. El columnista Carlos Meléndez denunció que el libro de Memorias desde Némesis, escrito por el recluido cabecilla senderista Abimael Guzmán y su esposa, Elena Iparraguirre, se vende libremente en Chile. A través de su cuenta en Facebook, el también analista político aseguró que encontró el texto “en una de las librerías más importantes de Santiago”, aunque no identifica el lugar exacto. Según dijo, el libro no presenta un sello editorial, pero “indica la adscripción al Partido Comunista del Perú”. “¿Cómo hace Sendero Luminoso para vender estos libros formalmente fuera de Perú?”, se preguntó Meléndez, tras resaltar que el contenido de Memorias desde Némesis “bien podría calificar como apología al terrorismo”. Memorias desde Némesis recopila las memorias de Abimael Guzman y Elena Iparraguirre, redactadas desde el encierro de ambos en la Base Naval del Callao. El nombre “Némesis” hace referencia a la prisión, que es comparada con el personaje mitológico de la venganza. La última aparición pública de Abimael Guzmán data de junio de este año, cuando se presentó en la audiencia por el juicio que se le sigue por el atentado terrorista de Tarata. El cabecilla senderista se negó a responder el pliego de preguntas del Ministerio Público, pero en una alocución personal negó estar vinculado con este ataque. “No tengo nada que declarar. ¿Por qué razón? Porque no tengo nada que ver con Tarata, ¿cuándo van a entender? Pruébese que he hecho Tarata yo y les creeré. Esa es una farsa completa. No tengo nada que ver con eso. El Comité Central no acuerda hechos concretos. ¿No entienden lo que es lucha armada? Cómo nos van a juzgar”.