miércoles, 22 de enero de 2014

Ya disponible de nuevo Siria Vencerá.

Reedición de SIRIA VENCERA, realizada por el Cierzo Rojo y con la colaboración de Templando el acero.
En iruñea lo podéis encontrar por 10 euros en la hormiga atomica, y por supuesto pedirlo por correo a nosotros.
Tamer Sarkis es Sirio y trabaja en Barcelona, Licenciado en Sociología por la Universidad de Barcelona y en Antropología por la Universidad de Barcelona. Curso de Capacitación Pedagógica en Filosofía. Tesina en Prehistoria por la Universidad Autónoma de Barcelona. Redactor de la revista Unidad y de Pensamiento del Sur.

jueves, 9 de enero de 2014

La editorial de libros marxistas leninistas Templando el Acero presenta sus nuevas obras. La República

http://www.larepublica.es/2013/12/la-editorial-de-libros-marxistas-leninistas-templando-el-acero-presenta-sus-nuevas-obras/

La contundente editorial navarra “Templando el Acero”, nombre esgrimido en honor a la novela de Nikolai Ostrovski que ascendió al espacio, nos ha mostrado estas navidades sus nuevos torpedos soviéticos.
Sin duda, es difícil encontrar ya no en el panorama estatal o europeo, sino a nivel mundial, tal colección de publicaciones filocomunistas. Seguramente en el pasado reciente habrían hecho las delicias del personal. Hoy en día en cambio estos navarros luchan por cada edición con uñas y dientes, sin propaganda, sin librerías y con mucha ilusión y un puñado de fieles lectores.
Si la famosa “Así se templó el acero” fue la primera novela de Templando, estas navidades presentan “Campos roturados”, lo que les parece una perfecta continuación editorial. La primera transcurre en la guerra civil y la segunda pertenece a la dura lucha, también una segunda “guerra civil”, que 10 años más tarde se produce con motivo de la famosa y duramente juzgada Colectivización Soviética.
A veces se documenta mejor un periodo histórico con la lectura de una estupenda novela que con 100 aburridos tomos políticos, sin duda este es el caso porque el Premio Nobel Shojolov nos envía de viaje al escenario directo donde todo ocurre, nos transporta a la aldea donde diferentes personajes confrontan en la colectivización divergentes intereses de clase. Es fascinante acudir de la mano de este fabuloso escritor a una reunión de la célula del partido comunista donde nos llevaremos más de una sorpresa. Resaltando además el precio de saldo de esta joya de la literatura soviética, 10 euros para 340 páginas.
Otro lanzamiento es el folleto “Manos fuera del camarada Gramsci” con autor nacional, José Antonio Egido, que significa otra declaración de intenciones de los navarros, apoyar los autores locales, que dentro del marxismo-leninismo ibérico son muy pocos, poquísimos.
Contrariamente a lo que nos suele presentar la intelectualidad neo-marxista, Egido nos presenta un Gramsci muy cercano a la III internacional y en tesis férreas y bolcheviques. Gramsci pertenece a esa clase de intelectuales comunistas reclamados por todas y antitéticas partes, como Mariategui o el Che Guevara.
Después de “la cuestión nacional judía” editada por el Viejo Topo, Egido vuelve a demostrar su solvencia intelectual aderezada de compromiso leninista, en el sentido gramsciano del termino, es decir el intelectual orgánico, defensor de la clase trabajadora y militante partidista.
El estudio de Gramsci hace historia sobre todo en estos momentos de incertidumbre donde la socialdemocracia o el reformismo reivindican a Gramsci en Venezuela, Euskadi o Bolivia para desvirtuar posiciones comunistas. ¡Excelente, imprescindible! Cuesta Ocho euros y son 140 páginas.
Para terminar, justamente ahora que la Universidad de Yale en su colección retrograda “anales del comunismo” han puesto de moda a Stalin, coincide que Templando el acero publica “Historia del PC(b) de la Unión Soviética”, libro editado a finales de los años treinta, firmado por el comité central, y que los reaccionarios de Yale han negado en su documentado estudio. Fue José Stalin el principal redactor del libro, que fue una de las obras básicas de estudio marxista tanto en los institutos soviéticos como en las escuelas de cuadros de numerosos partidos comunistas de todo el mundo, y ahora recuperado en papel por estos navarros.
Desde laRepublica.es recomendamos de corazón que no perdáis la ocasión de leer estos magníficos materiales de la editorial Templando el Acero.
Podéis pedirlos en su correo: maimar_1@hotmail.com y ver su magnífico catalogo de más de 20 libros en www.librosml.blogspot.com

domingo, 5 de enero de 2014

Expectación internacional por el libro "Manos fuera del camarada Gramsci" de Jose Antonio Egido

pcmfarc2
Pavel Blanco en el centro.


Pável Blanco Cabrera, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de México (PCM)

Gramsci fue deformado totalmente, y no por ignorancia, sino por razones políticas. Tanta divulgación de la obra de un comunista obedeció no a la simpatía con las ideas de transformar el mundo, pero si a la intención de presentarlo como antagónico al leninismo, a él que precisamente es un leninista, un hombre de la Comintern, un revolucionario que dimensiona el marxismo a partir de la Revolución de Octubre, un constructor del Partido Comunista de Italia, Sección Italiana de la III Internacional.

Una operación grotesca de esa magnitud y calaña debe ser desenmascarada y por eso es oportuna y necesaria la obra que escribió el maestro José Antonio Egido, ¡Manos fuera del camarada Antonio Gramsci ! ahora editada en España, y en breve en México por la Editorial Marxista.

Con paciencia y basado en la fuerza de la historia el maestro Egido demuestra que Antonio Gramsci es un marxista-leninista tanto en la conducción del Partido, en la toma de posiciones en los fuertes y trascendentales debates de la III Internacional, como en su reflexión tras las rejas, donde escribe los Cuadernos de la cárcel, los cuales son usados para deformarlo.

Un problema que queda aclarado es que Gramsci tiene que usar un lenguaje figurado y en ocasiones críptico por una razón simple: burlar la censura fascista, que sometía a un férreo escrutinio todos sus escritos, cumpliendo la consigna judicial de “impedir que ese cerebro funcione por 20 años”. Sobre ello se levantó un supuesto lenguaje para cimentar la opción eurocomunista, es decir posiciones del oportunismo de derecha, que tanto daño han provocado al movimiento obrero y comunista. La labor del maestro Egido va mostrándonos al verdadero Antonio Gramsci, al comunista.

Otro aporte significativo de el libro, es que al tiempo que rescata a Gramsci, también trae al presente con su gran valor a Pietro Secchia, borrado de la historia por Togliatti y las subsecuentes direcciones del ya en proceso de liquidación y eurocomunista PCI. No es casual que en la reconstrucción acelerada y exitosa del comunismo italiano tanto de Izquierda Popular-Partido Comunista, como del Frente de la Juventud Comunista se ponga énfasis en rescatar a quien fuera responsable de organización del PCI , así como del aparato clandestino interior y del movimiento partisano. Revalorar a Pietro Secchia es un gran aporte del maestro Egido.

El libro del camarada Egido es una gran contribución, en particular para los comunistas de América Latina.
Alexandra Mulino, Jefa de la cátedra de Sociología de la Educación en la Escuela de Educación (UCV) VENEZUELA.
El libro de José Antonio Egido, ¡Manos fuera del camarada Antonio Gramsci!, es del todo oportuno por el punto de inflexión que representa en relación a las investigaciones revisionistas sobre la obra de Antonio Gramsci realizadas -desde finales de los años ‘50 hasta mediados de los años ’70- en buena parte de las universidades de Europa Occidental.

El proceso de reconstrucción de postguerra, espejismo forjado por el Plan Marshall, no fue gratuito, los grandes centros de estudios “marxistas” se tornaron esencialmente antileninistas a fin de contrarrestar la supuesta dictadura militar y ortodoxia teórica instauradas en la URSS.
Verbigracia, si bien en las escuelas francesas e italianas hallamos grandes estudiosos y revolucionarios marxistas-leninistas, la mayoría de sus intelectuales despojaron de los manuscritos de Gramsci su contenido de clase obrera, es decir, sus prácticas intelectualistas contrarrestaron la condición orgánica de la praxis promovida por el camarada italiano.

Por ende, estimo de suma importancia teórico-revolucionaria el atento examen de la obra de Egido, aún más hoy en día ante la terrible ofensiva económica e ideológica del neoliberalismo, ciclo de la reproducción del capital financiero legitimado por el escepticismo postmoderno fundado, justamente, por esos pensadores “desencantados” del otrora comunismo soviético, por supuesto esto lo proclamaron desde la comodidad de sus escritorios falseando, así, el sentido político-ideológico y, por ende, de clase de ese gran comunista autor de los Cuadernos de la Cárcel. 
Albert Escusa
Albert Escusa,miembro de la asociación Ciutadans per la República.
Desde la publicación de los “Cuadernos de la cárcel” se puede decir que ha habido una lucha por apropiarse de Gramsci. Hemos visto como desde diversas corrientes pretendidamente marxistas se cocía la imagen de un Gramsci enemigo de la Unión Soviética y de la organización política leninista (convertido nada menos que en el teórico de las sociedades civiles frente a la lucha por el poder del Estado, o en el padre fundador del eurocomunismo)...Escasos y poco divulgados trabajos han abordado una perspectiva alternativa: la de un Gramsci que seguía vinculado a la trayectoria seguida por la Internacional Comunista (de la que fue miembro dirigente hasta su muerte) y a la Unión Soviética. Esa perspectiva la defendimos hace unos años con un artículo redactado conjuntamente por Eduardo Núñez y por mí, y titulado “Gramsci y el marxismo occidental”...Pero no hay ninguna duda que la línea política gramsciana se sitúa en una línea mucho más cercana a la de la III Internacional que a cualquier otra cosa, según muestran sus escritos y los vínculos que siguió manteniendo con Togliatti y, a través de su mujer, con Moscú y la Internacional Comunista. Además, ni la Internacional, ni los dirigentes soviéticos, ni los del PCdI atacaron públicamente a Gramsci, al contrario de lo que sucedía con otros notorios dirigentes con los que se consideró que habían cometido errores o traiciones. Y a pesar de que en las excepcionales condiciones en las que se hallaba el fundador del PCdI hubiera podido mostrar dudas o incluso discrepancias, este hecho tampoco permite una lectura forzada de un Gramsci en sentido antisoviético. Por lo que tengo entendido, desde Moscú se hicieron algunos intentos de canjearlo pero Mussolini se opuso.
Estoy seguro que el libro de José Antonio Egido aclarará muchas de estas cuestiones y planteará otras nuevas, y no me queda más que felicitar esta iniciativa del autor y de la editorial Templando el Acero.




Profesor de la Universidad Federal de Acre (Brasil) Reginaldo F.Ferreira de Castela: 
"Li de uma forma inicial o que Vc. escreveu sobre Gramsci e o Brasi, de fato é muito importante e no essencial estou de acordo, é uma contribuição
importante pois de fato o prejuízo causado pelos revisionistas no Brasil é enorme.
Vamos difundir seu livro, será um prazer.
Importante também a vinculação entre Gramsci e Stalin".

Diputado Venezolano
Diputado a la Asamblea Nacional y responsable del Sistema de Formación del Partido Socialista Unido de Venezuela Jesús Faría:"Sin duda que (el libro sobre Gramsci) será un aporte para todos nosotros"

Antonio Dangelo, Asociación Stalin Italia
Un gran libro como todos los del camarada Egido.