miércoles, 18 de marzo de 2015

Conversaciones con Margot honecker "La otra Alemania"


Margot Honecker, viuda del desaparecido líder de la ex República Democrática Alemana (RDA), Erick Honecker, defendió la vigencia del socialismo y lo logrado por su país en cuanto, “a la paz, el antifascismo y seguridad social para sus ciudadanos”.
Así lo dejó establecido en el libro “La otra Alemania: Conversaciones con Margot Honcecker”, escrito con formato de entrevista por el ex secretario general del Partido Comunista chileno, Luis Corvalán, quien vivió parte de su exilio en la Alemania Oriental.
Margot Honecker, quien vive exiliada en Chile desde la desaparición de la Unión Soviética en 1992 junto a su hija Sonja, casada con un chileno, rompió el silencio que había mantenido hasta ahora para contar lo que denominó la “verdad histórica”.
“Desde que los países socialistas de Europa fueron catapultados de vuelta al capitalismo se lleva a cabo en el mundo, sin trabas, un proceso que conduce a cada vez mayores cargas para los desposeídos”, sostiene.
Honecker agrega que ese proceso también conduce “a la abierta intervención de los países poderosos en los asuntos internos de los países más débiles y esto nuevamente con violencia y guerra”, dijo en un discurso leído en alemán.
La ex ministra de Educación de la ex RDA sostuvo que “no se puede desconocer que el peligro neofascista se extiende”.
Margot Honecker califica la desaparición del Muro de Berlín como "un suceso" que fue alentado por agentes de Occidente apoyados por "traidores". Para ella, la histórica reunificación sigue siendo un "terrible error". E, incluso, las víctimas que perdieron la vida al intentar huir de la ex RDA tampoco reciben buenos calificativos por parte de ella. "No necesitaban saltar el Muro y pagar con sus vidas por hacer esa tontería", dice la viuda de Honecker.
"La RDA tenía enemigos, por eso existía la Stasi", señala ella ante las cámaras de la ARD, calificando a las personas que sufrieron la represión como "gente que se disfrazó como víctimas políticas".
"Es una tragedia que mi país haya dejado de existir", dice la viuda. "Aunque vivo en Chile, mi corazón sigue estando en Alemania", refiriéndose a la desaparecida RDA.