jueves, 5 de diciembre de 2013

¡Manos fuera del camarada Antonio Gramsci! de JOSE ANTONIO EGIDO

Disponible a partir del 12 de diciembre
YA A LA VENTA
144pp
8 euros

* Extraido del capitulo 12 del libro.

En ningún momento ni en libertad ni en cautiverio Antonio emitió ningún juicio crítico y mucho menos de descalificación contra la dirección del Partido bolchevique nucleada desde 1926 en torno al camarada José Stalin. Lo dice claramente Macchiocchi en su libro:”Gramsci aprueba “la línea de Stalin1.

A quien condenó con una fuerza cada vez mayor fue a la oposición dentro de la dirección comunista. Se lo dice de mal humor a Togliatti que está en Moscú y que no ha comprendido la carta enviada por él a los camaradas soviéticos en relación a la lucha entre mayoría y oposición: “Todas nuestras observaciones están dirigidas contra las oposiciones (se refiere a Trotsky y Zinoviev)”2. En octubre de 1927 cuando se preparaban los textos para el XV Congreso del Partido Bolchevique la inmensa mayoría de los afiliados, 740.000, votó a favor de las posiciones del Comité Central y tan solo 4.000 a favor del bloque trotskista y zinovievista.

Gramsci conoció este hecho estando ya en prisión y saludó la victoria del Comité Central en términos inequívocos. En su texto de la cárcel escrito después de 1932 “Racionalización de la producción y el trabajo” dice lo siguiente:”dado el planteamiento general de todos los problemas relacionados con su tendencia (la de Trotsky), ésta tenía que desembocar necesariamente en una forma de bonapartismo: de aquí la necesidad inexorable de aplastar su tendencia. Sus preocupaciones eran justas pero sus soluciones prácticas eran profundamente equivocadas…el principio de la coacción directa e indirecta en la ordenación de la producción y del trabajo es justo; pero la forma que tomo era equivocada; el modelo militar se había convertido en él en un prejuicio funesto3.

Es evidente que Gramsci al defender la necesidad de aplastar el grupo de Trotsky está defendiendo a la mayoría del Partido dirigida en 1926 por Stalin, Bujarin, Rykov, Derzinsky, Tomsky, Vorochilov, Orjonikidzé, Kalinin, Molotov, Voroshilov, Kagánovich, Malenkov, Zdanov, Budionni, Mikoyan y otros viejos bolcheviques. En 1927 son expulsados del Partido Trotsky, Zinoviev y Kamenev. Dos años más tarde son destituidos de la dirección política del país Bujarin, Rikov y Tomski.

Gramsci invariablemente respalda a la mayoría que se va forjando con Stalin como núcleo central. En su texto de la cárcel titulado “Internacionalismo y política nacional” apoya las posiciones de Stalin a quien llama en código para despistar a sus ignorantes censores Giussepe Bessarione, traducción al italiano de Joseph Vissarionovich, nombre verdadero de este camarada dirigente.

Gramsci insiste en la unidad dialéctica que existe entre lo internacional y lo nacional. Frente a las posiciones de Trotsky defiende las de Lenin, Stalin y los bolcheviques sobre la importancia de considerar el aspecto nacional de la estrategia de la clase obrera que también es una clase internacional. Termina su razonamiento atacando nuevamente a Trostsy y su equivocada concepción de la “revolución permanente”, que Lenin descalifica como “izquierdismo absurdo4:”Las debilidades teóricas de esta forma moderna del viejo mecanicismo quedan enmascaradas por la teoría general de la revolución permanente, que no es sino una previsión genérica presentada como dogma y que se destruye por sí misma, por el hecho de que no se manifiesta fáctica y efectivamente5.

Incomoda profundamente a los trotskistas y a los burgueses que los textos de Stalin ejercieron “profunda influencia” en el proceso de maduración del dirigente Gramsci entre los años 1924 y 1926 como observó su camarada Togliatti6. El teórico y dirigente de un PCI aun no degenerado Emilio Sereni observa elementos similares entre los Cuadernos de Gramsci y las ideas del dirigente soviético Andrei Zdanov expresadas en su libro Historia de la filosofía de Aleksandrov7.

Los soviéticos nunca abandonaron a Gramsci durante su terrible cautiverio en las prisiones fascistas. El sobrino de Gramsci, el músico Antonio Gramsci Junior ha revelado en su libro La Russia di mio nonno que los dirigentes soviéticos hicieron llegar de manera permanente fondos a su cuñada Tatiana Schutz que cubriesen todas sus necesidades materiales y pudiese seguir atendiendo al prisionero8. También intentaron un intercambio con prisioneros fascistas que no llegó a concretarse. Los intelectuales comunistas franceses Vaillant-Couturier y Barbusse crearon un Comité para arrancar la libertad de Antonio que contó con las simpatías de la Internacional y de la URSS.

El diario italiano Corriere della Sera publica el 17 de julio de 2003 una carta inédita hasta esa fecha enviada por la esposa de Gramsci y su hermana a Stalin en diciembre de 1940 solicitándole que publique en la URSS los Cuadernos de la Cárcel. La carta revela que Gramsci tenía plena confianza en Stalin y su partido como máximos representantes del comunismo mundial9.
1 Gramsci y la revolución de Occidente, op.cit, .p.81.
2 Gramsci y la revolución de Occidente, óp. cit., p. 358.
3 Antología, p. 475.
4 Lenin, “Acerca de una violación de la unidad que se encubre con gritos de unidad”, en Contra el oportunismo…óp. cit., p. 203.
5 Antología, p. 352
6 Gramsci, op.cit., p. 30.
7 Emilio Sereni, Scienza, marxismo, cultura, Edizioni sociali, 1949, p. 154 y 168
8 Dato tomado de este articulo “Gramsci in carcere e il partito: finalmente la verita” http://www.costituentecomunista.it/italia/gramsci-in-carcere-e-il-partito-finalmente-la-verita.html 2008.
9 Ver el articulo de Aldo Bernardini “Gramsci e Stalin”, en http://www.aginform.org/bernard5.html

25 comentarios:

Anónimo dijo...

interesante, cómo se consigue el libro?

Anónimo dijo...

interesante

Anónimo dijo...

saldra Campos roturados para navidades?

Anónimo dijo...

Comentario del camarada alemán Stefan Natke residente en Berlin: Era hora de que alguien se ocupase de este tema, máximo cuando los intrigantes reformistas están usando cada vez más al camarada Gramsci como Icono para su trabajo de llevar los partidos comunistas a una vía socialdemócrata, como sucede actualmente en Alemania. Sin embargo por el momento no han logrado su objetivo, en el congreso último del DKP fueron derrotados en las votaciones y desde entonces tenemos una dirección firme en el sentido marxista leninista. Voy a leer tu libro con gran interés,……….. a lo mejor se puede incluso pensar en una traducción a la lengua de Marx y Engels.

editorial templando el acero dijo...

el correo de contacto es:
maimar_1@hotmail.com

Si, campos roturados se edita esta misma semana

Anónimo dijo...

Diputado a la Asamblea Nacional y responsable del Sistema de Formación del Partido Socialista Unido de Venezuela Jesús Faría:"Sin duda que (el libro sobre Gramsci) será un aporte para todos nosotros"

Anónimo dijo...

Profesor de la Universidad Federal de Acre (Brasil) Reginaldo F.Ferreira de Castela: "Li de uma forma inicial o que Vc. escreveu sobre Gramsci e o Brasi, de fato é muito importante e no essencial estou de acordo, é uma contribuição

importante pois de fato o prejuízo causado pelos revisionistas no Brasil é enorme.

Vamos difundir seu livro, será um prazer.

Importante também a vinculação entre Gramsci e Stalin".

Anónimo dijo...

Historiador venezolano Marcos Fuenmayor, miembro de la Fundación "Juan Bautista Fuenmayor"(primer secretario general del Partido Comunista de Venezuela): "Excelente respuesta a quienes pretenden apropiarse de la figura de Gramsci"

Anónimo dijo...

camarada comunista turco Mehmet Karaosmanoölu: "Por favor transmita mis felicitaciones al camarada. El libro tiene mucho valor. Voy a ver si existe la posibilidad de publicarlo en Turquía"

Anónimo dijo...

Confieso que desde muy joven, allá por mediados de los ochenta, cuando empezaba a sentirme atraído por la política y a leer cualquier cosa que caía en mis manos donde se hablase de la Unión Soviética, siempre me asustó un poco el tener que leer a los clásicos. Lo de la formación política me recordaba mucho a la asignatura de filosofía en el instituto, y como el que impartía esa clase era un oscuro personaje del Opus, mi desinterés estaba ya garantizado. Reconozco que no he cambiado demasiado en ese aspecto y que las obras completas de Lenin no están en los estantes de mi exigua biblioteca casera. También he de confesar que no había leído hasta ahora nada que tuviese que ver con Gramsci.

Hace unos meses, en una de esas tan abundantes ahora, tertulias televisivas, donde invitan a algún personaje de la izquierda, concretamente a uno, joven y bien parecido, al que parecen muy interesados en promocionar, oí como éste, en su argumentación mencionaba a Gramsci.

Poco tiempo después, esa misma persona, en otra entrevista en un medio digital de la izquierda, al ser preguntado por su visión de las experiencias históricas del socialismo real, como no podía ser de otro modo, acabó repitiendo lo que de un “comunista”, mimado por los medios burgueses, se puede esperar: que ponga a parir a la Unión Soviética y al gobierno de Stalin, calificándolo como “época negra del comunismo”.

Sin duda a este joven diputado de la “izquierda plural” española le convendría leerse “Manos fuera de Antonio Gramsci” de José A. Egido. Quizá así se lo pensase dos veces, antes de volver a mencionar al líder italiano...

Uno de esos libros, que te atrapan desde el principio y que se leen de una sentada. Muy recomendable.

Josafat Sanchez Comín

Anónimo dijo...

Para quienes no lo sepan el estimado camarada Josafat Sánchez Comín es un incansable y abnegado traductor de textos y declaraciones de los actuales partidos comunistas de lo que volverá a ser la Union Sovietica al castellano. Sus traducciones son fundamentales para entender lo que pasa allí al margen de la propaganda imperialista. Muy apreciado por los verdaderos internacionalista, un gran militante comunista. Su blog donde publica sus traducciones es http://jscomin.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Libro interesante: ¡Manos fuera del camarada Antonio Gramsci! de Jose Antonio Egido en http://tuopinas.org/de/Antonio+Gramsci/

Anónimo dijo...

Del blog "Euskal Herria Sozialista" sobre la publicación del libro de Gramsci en TEMPLANDO EL ACERO "*De enhorabuena!!, no todos los días se publican libros comunistas y menos de un donostiarra, teniendo en cuenta el enorme desierto intelectual del comunismo vasco."

Anónimo dijo...

Por que al comienzo del libro se hacen alabanzas a impresentables revisionistas como Tito, Mao o Pasionaria?

Exijo una explicacion del autor.

Anónimo dijo...

En un pie de pagina dice que Breznev restauro la linea marxista-leninista en la URSS

?????????????????????????????????

Ya lo siento, me he llevado una gran decepcion al ver que Egido de ML no tiene NADA, mas bien es un revisionista pro-socialimperialista del palo de "civilizacion socialista"

En lo que respecta a Gramsci, eso si, queda claro que era un bolchevique y no un reformista como lo intentan manipular los lacayos de la burguesia.

Anónimo dijo...

La revista teórica y política del Partido Comunista de México (PCM) "El Machete" en el número 1 de su nueva época ha publicado entero el capítulo 3 del libro de Templando el Acero "Manos fuera del camarada Antonio Gramsci". Es una evidencia del interés comunista internacional por esta investigación. Descarguen la revista en http://www.comunistas-mexicanos.org/images/elmachete.pdf

Anónimo dijo...

Desde la publicación de los “Cuadernos de la cárcel” se puede decir que ha habido una lucha por apropiarse de Gramsci. Hemos visto como desde diversas corrientes pretendidamente marxistas se cocía la imagen de un Gramsci enemigo de la Unión Soviética y de la organización política leninista (convertido nada menos que en el teórico de las sociedades civiles frente a la lucha por el poder del Estado, o en el padre fundador del eurocomunismo)...Escasos y poco divulgados trabajos han abordado una perspectiva alternativa: la de un Gramsci que seguía vinculado a la trayectoria seguida por la Internacional Comunista (de la que fue miembro dirigente hasta su muerte) y a la Unión Soviética. Esa perspectiva la defendimos hace unos años con un artículo redactado conjuntamente por Eduardo Núñez y por mí, y titulado “Gramsci y el marxismo occidental”...Pero no hay ninguna duda que la línea política gramsciana se sitúa en una línea mucho más cercana a la de la III Internacional que a cualquier otra cosa, según muestran sus escritos y los vínculos que siguió manteniendo con Togliatti y, a través de su mujer, con Moscú y la Internacional Comunista. Además, ni la Internacional, ni los dirigentes soviéticos, ni los del PCdI atacaron públicamente a Gramsci, al contrario de lo que sucedía con otros notorios dirigentes con los que se consideró que habían cometido errores o traiciones. Y a pesar de que en las excepcionales condiciones en las que se hallaba el fundador del PCdI hubiera podido mostrar dudas o incluso discrepancias, este hecho tampoco permite una lectura forzada de un Gramsci en sentido antisoviético. Por lo que tengo entendido, desde Moscú se hicieron algunos intentos de canjearlo pero Mussolini se opuso.
Estoy seguro que el libro de José Antonio Egido aclarará muchas de estas cuestiones y planteará otras nuevas, y no me queda más que felicitar esta iniciativa del autor y de la editorial Templando el Acero.

Albert Escusa, trabajador afiliado a Comisiones Obreras y miembro de la asociación Ciutadans per la República.

Anónimo dijo...

Profesora Alexandra Mulino: "De alguna manera, a mi parecer, el libro marca un hito respecto de las investigaciones gramscianas vendidas por Occidente".

Doctora en Sociología, profesora titular de la Universidad Central de Venezuela (UCV)

Anónimo dijo...

La lectura de éste libro ha provocado en mi caso la satisfacción de saberme acompañado en mis convicciones en el pasado, en el presente, y sin duda en el futuro por millones de hombres y mujeres de todo el mundo; algun@s de l@s cuales pagaron un alto precio por su coherencia. Esto es así porque tanto desde las filas del enemigo de clase como desde los amigos tibios no hay descanso en el ataque a los principios, a la historia y a los objetivos de los comunistas en cualquier parte del mundo. Para ello se utiliza la mentira, la difamación y la tergiversación más groseras.
Por eso, libros como el que se nos presenta sobre Antonio Gramsci cumplen una función esencial ya que aúnan una clarificación extraordinariamente documentada con la reivindicación histórica de la acción comunista.
Cuando las potencias imperialistas y sus burguesías¨ nacionales¨ preparan la guerra total y sin concesiones contra la clase obrera y los pueblos de todo el mundo, la clarificación ideológica, la práctica política acertada y la vindicación de una ética revolucionaria se hacen imprescindibles.
En Euskal Herria, el conocimiento de la lucha de clases en el ámbito internacional y en el nuestro propio sigue siendo una necesidad de carácter práctico para poder abordar con solvencia las duras condiciones de lucha que nos esperan. La lectura de éste libro, así como el que dedicó José Antonio Egido en su día a Jesús Larrañaga, señalan en una dirección en la que deberemos perseverar.

Juan José Sainz, secretario general del Partido Comunista de Euskadi-EPK y miembro del Comité Federal del Partido Comunista de España (PCE) entre 1993 y 1997 y entonces también dirigente de Izquierda Unida-Ezker Batua a nivel vascongado

Anónimo dijo...

El libro de José Antonio Egido, ¡Manos fuera del camarada Antonio Gramsci!, es del todo oportuno por el punto de inflexión que representa en relación a las investigaciones revisionistas sobre la obra de Antonio Gramsci realizadas -desde finales de los años ‘50 hasta mediados de los años ’70- en buena parte de las universidades de Europa Occidental.

El proceso de reconstrucción de postguerra, espejismo forjado por el Plan Marshall, no fue gratuito, los grandes centros de estudios “marxistas” se tornaron esencialmente antileninistas a fin de contrarrestar la supuesta dictadura militar y ortodoxia teórica instauradas en la URSS.
Verbigracia, si bien en las escuelas francesas e italianas hallamos grandes estudiosos y revolucionarios marxistas-leninistas, la mayoría de sus intelectuales despojaron de los manuscritos de Gramsci su contenido de clase obrera, es decir, sus prácticas intelectualistas contrarrestaron la condición orgánica de la praxis promovida por el camarada italiano.

Por ende, estimo de suma importancia teórico-revolucionaria el atento examen de la obra de Egido, aún más hoy en día ante la terrible ofensiva económica e ideológica del neoliberalismo, ciclo de la reproducción del capital financiero legitimado por el escepticismo postmoderno fundado, justamente, por esos pensadores “desencantados” del otrora comunismo soviético, por supuesto esto lo proclamaron desde la comodidad de sus escritorios falseando, así, el sentido político-ideológico y, por ende, de clase de ese gran comunista autor de los Cuadernos de la Cárcel.

Alexandra Mulino, profesora de la Universidad Central de Venezuela.

Anónimo dijo...

Gramsci fue deformado totalmente, y no por ignorancia, sino por razones políticas. Tanta divulgación de la obra de un comunista obedeció no a la simpatía con las ideas de transformar el mundo, pero si a la intención de presentarlo como antagónico al leninismo, a él que precisamente es un leninista, un hombre de la Comintern, un revolucionario que dimensiona el marxismo a partir de la Revolución de Octubre, un constructor del Partido Comunista de Italia, Sección Italiana de la III Internacional.

Una operación grotesca de esa magnitud y calaña debe ser desenmascarada y por eso es oportuna y necesaria la obra que escribió el maestro José Antonio Egido, ¡Manos fuera del camarada Antonio Gramsci ! ahora editada en España, y en breve en México por la Editorial Marxista.

Con paciencia y basado en la fuerza de la historia el maestro Egido demuestra que Antonio Gramsci es un marxista-leninista tanto en la conducción del Partido, en la toma de posiciones en los fuertes y trascendentales debates de la III Internacional, como en su reflexión tras las rejas, donde escribe los Cuadernos de la cárcel, los cuales son usados para deformarlo.

Un problema que queda aclarado es que Gramsci tiene que usar un lenguaje figurado y en ocasiones críptico por una razón simple: burlar la censura fascista, que sometía a un férreo escrutinio todos sus escritos, cumpliendo la consigna judicial de “impedir que ese cerebro funcione por 20 años”. Sobre ello se levantó un supuesto lenguaje para cimentar la opción eurocomunista, es decir posiciones del oportunismo de derecha, que tanto daño han provocado al movimiento obrero y comunista. La labor del maestro Egido va mostrándonos al verdadero Antonio Gramsci, al comunista.

Otro aporte significativo de el libro, es que al tiempo que rescata a Gramsci, también trae al presente con su gran valor a Pietro Secchia, borrado de la historia por Togliatti y las subsecuentes direcciones del ya en proceso de liquidación y eurocomunista PCI. No es casual que en la reconstrucción acelerada y exitosa del comunismo italiano tanto de Izquierda Popular-Partido Comunista, como del Frente de la Juventud Comunista se ponga énfasis en rescatar a quien fuera responsable de organización del PCI , así como del aparato clandestino interior y del movimiento partisano. Revalorar a Pietro Secchia es un gran aporte del maestro Egido.

El libro del camarada Egido es una gran contribución, en particular para los comunistas de América Latina.

Pável Blanco Cabrera, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de México (PCM)

Anónimo dijo...

Albert Escusa, http://mismanosmicapital.blogspot.com/

Agradezco mucho el esfuerzo hecho en el libro para poner la verdad histórica al descubierto. Hay una gran cantidad de información y de hechos que mencionas que yo desconocía, y seguro que la mayoría de lectores, así que reciban mis felicitaciones por este trabajo.

Anónimo dijo...

Un lector me "exige" nada menos que de explicaciones por Mao, Tito y Pasionaria. Sería bueno que supiese que estos dirigentes tuvieron un pasado extraordinario de enormes dirigentes del Movimiento Comunista Internacional que merecen un estudio y respeto universal. Sus errores posteriores no lo invalidan. En esta época de contrarrevolución fascista y capitalista muchos camaradas han olvidado el estudio profundo de la dialéctica y han caído en un esquematismo metafísico. Estudié bien los errores de Tito en la investigación cuya lectura le recomiendo "Para luchar por la paz comprender a los pueblos yugoslavos y balcánicos" http://www.45-rpm.net/antiguo/palante/yugoslavia.htm. Hoy espero unas críticas mas consistentes al libro sobre el camarada Antonio Gramsci.
José Antonio Egido

Anónimo dijo...

http://prensapcv.wordpress.com/2014/04/14/el-proletariado-mundial-debe-rescatar-a-su-lider-antonio-gramsci/
aca dicen que gramsci residio en moscu en 1934 jajaj se ve que el PC no perdio su vieja practica de falsificacion de datos, son impresentables

Anónimo dijo...

Este libro es, en verdad, muy pobre. La lectura de Gramsci es muy superficial… obviamente el autor solo se leído cuatro textos de AG (tres de los cuales son totalmente secundarios) que le sirven para argumentar una tesis vaga.