jueves, 3 de junio de 2010

Reseña en el TMEO

Mientras en este país el juez más inquisidor, retrógado y vergonzante es juzgado por progresista, en la calle la gente, de repente han tomado el mote progresista por insulto. Quizás influenciados por toneladas de apabullante cagarrina catódica y enajenados totalmente al ver como siguen pagando una casa que ya se les ha quedado el banco. Lo que no deja de ser irónico y ciertamente chistoso viendo el calibre de la mierda donde el liberalismo nos ha encharcado a lo tonto a lo tonto. Erlantz Cantabrana es un militante de barrio que ha escrito Breve memoria-historia (subjetiva) del siglo XX y XXI de lo que ha pasado en el mundo y demuestra con ella que las personas no somos ajenas a los acontecimientos. Que mucha gente se cree que llevamos desde el año 37 comiendo mierda como por arte de magia. No amigos míos, no hay nada de mágico en eso. Hagan el favor de leer el libro este o intenten ponerse al día de cualquier otra manera. Ahora más que nunca nuestras vidas dependen de ello.

TMEO nº 109, junio 2010